GRIS

Ni blanco, ni negro, el cielo estaba de un color plomizo confuso. Sobre aquellas rocas compartieron lo que podría ser una segunda cita. Sus edades, sus mundos, sus momentos de vida nada tenían que ver, pero allí estaban. Los dos.

– ¿En qué piensas?-
– En nada. Me dejo llevar-.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s